Etiquetas

,

Con el permiso de mi compañero David Morles, quien se encarga de realizar unos estupendos resúmenes y reflexiones de nuestro máster en MDM en su blog MercadeoDigital, voy a analizar la magistral explicación sobre economía que hemos recibido de D. Evaristo Ferrer.

Voy a dividir el análisis en dos partes, virus externos y enfermedades genéticas.

VIRUS EXTERNOS: Desde fuera de nuestras fronteras llegan influencias y exigencias que llevamos padeciendo desde que se inventara la máquina de vapor y comenzara la Revolución Industrial, allá por 1789. Desde entonces nuestra economía es como un perro siguiendo a su amo, sin capacidad para anticiparse a los cambios. Y por si fuera poco, desde que nos enrolamos en la Unión Económica Europea, hemos acabado teniendo una moneda llamada Euro, aunque en realidad sea el Marco alemán, debilitado por la falta de coherencia y seriedad en su corta vida. Aquí somos la novena parte de un todo sin definir.

Además, la crisis de las subprime que ha provocado el mayor terremoto desde el crack de 1929, hace temblar al sistema económico mundial originado a principios del S.XX y basado en créditos inmateriales. Hace casi un siglo que todo el dinero no es canjeable por cosas físicas como el oro. Todo es “confianza”. Todo es humo. El humo se desvanece. La humanidad solo tiene dos vías de escape: volver al pasado basado en la ley del más fuerte o dar un paso hacia un mundo donde el espíritu de las personas tenga más valor que las cosas materiales y la confianza sea un hecho y no una esperanza.

Esto es la globalización. España es como el dedo gordo de un pié en todo el cuerpo humano del planeta. Imagínense que nos pasa si el enfermo está en la cama con fiebre.

ENFERMEDADES GENÉTICAS: A nivel interno nos bastamos nosotros solitos para crearnos nuestros propios problemas. España no necesita que le timen con estampitas llamadas CDO’s que la banca USA vende al mundo ocultando titulizaciones hipotecarias basura. Nosotros somos tan ambiciosos que convertimos nuestras fincas, campos y playas en oro, las entidades financieras autóctonas se lo creen y cuando todos despertamos no hay más que roca y arena. Al levantarnos por la mañana después de varios años de fiesta desenfrenada, todos sin excepción, ciudadanos de a pié, empresas, políticos y banca sufrimos la mayor resaca de la historia.

La España financiera ha prestado hasta hoy 577.000 millones de € más de lo que le ha entrado en depósito y, encima, de los 1.770.000 millones de € concedidos en crédito, más de 400.000 millones son a promotoras y constructoras y una buena parte difícil de recuperar. El Estado de la Nación y toda su estructura autonómica, etc., para no ser menos, debe más de 700.000 millones de €. Si mezclamos en la coctelera toda esa deuda, 97.000 mill. de déficit (gastamos más que ingresamos) y presentamos la misma factura de 1 billón de € todos los años, vemos que las cuentas las hacía mejor la abuela.

O sea, que el dedo gordo ya trae un problema de fábrica. Esperemos que solo se trate de cambiar la uña y esperar que crezca más sana la nueva. Pero nuestra cultura es como la genética, lo llevamos escrito por dentro.

En resumen, estamos muy malitos y somos el médico a la vez. A ver si recuperamos algunas extremidades y nos ponemos a pensar todos a una.

tierra enferma mcomsb