Como estoy seguro que mis amigos expertos en la materia me van a corregir y a aportar sus opiniones divergentes, me aventuro a escribir sobre métodos de formación para el presente y futuro.

Tanteando posibilidades de colaboración en el actual panorama laboral basado en la opción freelance y resultados por tareas, he descubierto el incipiente negocio de la formación online. Resulta que algunos expertos ya no lo consideran un tipo de docencia mediocre e inferior que la formación tradicional, como recoge en uno de sus post de esta semana Enrique Dans.

Independientemente del retorno que pueda suponer para los formadores (que también es importante), hay que pensar en el beneficio obtenido por los clientes. ¿Es lo mismo para un alumno comunicarse con una persona físicamente que con un programa definido de antemano?. Pienso que no, pero habría que profundizar un poco más para llegar a la necesidad real del cliente.

Un alumno puede tener dos necesidades de aprendizaje:

  1. Disponer de un material didáctico de consulta específico de una materia y una certificación que diga que ha obtenido esos conocimientos. Y ya está. Simplemente: “yo he hecho ese curso”. Naturalmente la opción online es mucho más válida que la presencial para nuestro primer cliente.Fotolia_Formacion-1_1
  2. Necesidad de aprender, de crecer, de mejorar. Parece que la respuesta aquí sería elegir la opción offline, ¿verdad?. Discutamos sobre ello.formacion3

En mi humilde opinión, el único valor añadido que tiene la formación offline, distinta de la tradicional, es la interacción con formador y compañeros. Distingo entre formación offline actual y tradicional, porque el que pretenda introducir la letra con sangre está apañado. Me refiero al valor del formador, a su capacidad de convicción, sus habilidades comunicativas y su predisposición para adaptarse al alumno. Me refiero a la calidad del alumnado, su interés real en el contenido, su capacidad de aportar sin destruir y su calidad… ¿calidad?, ¿pero eso no es subjetivo?. Efectivamente la calidad del curso depende de la opinión subjetiva de cada alumno. Por tanto la gestión del conjunto es vital.

Por último en cuanto al hecho de que sea presencial, vuelvo a ser humilde, creo que carecerá de sentido en el futuro. ¿A caso no podemos mantener videoconferencias online?. Espero que, como en todos los sectores, la formación sepa adaptarse a los cambios, cuanto más rápido, mejor. Mis amigos José Diego Barber, Ángel Nájera, Eduardo Rosser y Enrique Tarragó, seguro que tienen algo que decir. Y otros que no menciono también.