Un verano bien aprovechado. No me puedo quejar. Primero por mi reciente paternidad, la cual estoy disfrutando como un enano, cambiando pañales, con baños llenos de risas y con interrupciones nocturnas que no llegan ni a quitar el sueño. Nada que los que ya son padres no sepan.

En cuanto al aspecto laboral, con muchos y maravillosos cambios que, espero se harán públicos muy pronto. En cualquier caso, con buenas expectativas y consiguiendo llegar a pequeñas metas que, poco a poco, me acercan al objetivo final. Ese debe ser el camino en cualquier proyecto o actividad que decidamos emprender. El camino hacia el éxito pasa por cumplir pequeños objetivos que formen parte de un todo. Esa es una de las características de la metodología project management, dividir el proyecto en pequeñas tareas con plazo, forma y coste, que se puedan controlar fácilmente y que minimice el riesgo de desviación del proyecto.  

Y todo gracias a la planificación integral, cuidando los pequeños detalles, todos los que sea posible. Mi amigo Ángel Nájera lo explica mucho mejor que yo y lo podéis comprobar en su nueva web: http://wolfproject.es/

En mi caso tengo una visión muy clara de lo que quiero en mi planificación estratégica, que consta de varias Unidades Estratégicas de Negocio. Espero poder ir explicando y compartiendo todas conforme se vayan haciendo realidad (queda poco).

En cualquier caso, ya puedo compartir uno de los últimos pasos que he dado para conseguir uno de mis sueños, ser formador de buenos profesionales. Una formación eficiente.

 

FORMADOR OCUPACIONAL